viernes, 8 de mayo de 2009

Envenenamientos de aves en la provincia de Valladolid



Desde la Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza de Valladolid (ACENVA), queremos manifestar nuestra preocupación y la gravedad ante el ultimo caso de envenenamiento de fauna protegida, que se producido en la provincia de Valladolid, en concreto en La Unión de Campos, así como de otros que se ha producido recientemente en Castilla Y León.

El número de las especies de fauna silvestre que se han podido ver afectadas por este hecho, puede ser bastante grande, ya que se han podido recoger los cadáveres y eliminarlos, encontrándose un número muy inferior, del número de especies que realmente se han podido ver afectadas (aves y mamíferos).

Entre las rapaces que se han encontrado muertas, hay que destacar que una de las especies más afectadas ha sido el Milano Real (Milvus milvus), que está en un claro declive poblacional, especialmente como reproductor en la provincia de Valladolid, y que necesita de medidas urgentes de conservación.


Hay que recordar el papel importantísimo de la fauna silvestre, especialmente de las aves rapaces, como reguladoras naturales de las explosiones demográficas de Topillos Campesino (Microtus arvalis).

El envenenamiento con productos fitosanitarios (como el carbofurano que se ha utilizado en este caso), se sigue produciendo en nuestra provincia, aunque no suelen salir a la luz pública, ya que retiran, tanto los cebos envenenados, como las especies muertas rápidamente. Como hemos tenido constancia miembros de ACENVA, en varias ocasiones no pudiendo denunciarlo.

Así mismo, entendemos la dificultad de hallar a los responsables de este envenenamiento, que se les podría aplicar el Código Penal, en concreto el articulo 336, que especifica “El que, sin estar legalmente autorizado, emplee para la caza o pesca veneno, medios explosivos u otros instrumentos o artes de similar eficacia destructiva para la fauna, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a 24 meses y, en todo caso, inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de uno a tres años. Si el daño causado fuera de notoria importancia, se impondrá la pena de prisión antes mencionada en su mitad superior.”

Solicitamos a la Consejeria de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, que aplique la sanción más dura posible, para que estos hechos de envenenamientos, desaparezcan de una vez por todas, de Castilla y León.

No hay comentarios: