viernes, 14 de febrero de 2014

NOTA DE PRENSA: Los grupos conservacionistas rechazan la decisión del Comité Científico de avalar el uso de veneno



Los grupos conservacionistas rechazan la decisión del Comité Científico de avalar  el uso de veneno

Valladolid, 14 de febrero de 2014.- Las organizaciones conservacionistas lamentan profundamente el anuncio del Comité Científico convocado por la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León, que ha concluido que aunque no haya plaga de topillos, se recomienda el uso de veneno en cuanto pasen las lluvias. Según los grupos conservacionistas, no existe información científica que avale esta decisión, que no tiene en cuenta la necesidad de adoptar medidas agronómicas para controlar y reducir posibles focos y además obvia la peligrosidad de la bromadiolona.


GREFA, SEO/BirdLife, WWF, Ecologistas en Acción, ASCEL, ANPA,
ACENVA. 
Los grupos GREFA, SEO/BirdLife, WWF, Ecologistas en Acción, ASCEL, ANPA y ACENVA  lamentan profundamente la decisión del Comité Científico, que consideran errónea e injustificada. En primer lugar, las organizaciones critican que ni el Comité Científico -cuya composición es sorprendentemente secreta- ni la propia Consejería de Agricultura han aportado datos sobre la evolución de las poblaciones de topillo a lo largo del invierno. Los trabajos realizados por miembros de GREFA y el CSIC en el término de Villalar de los Comuneros (Valladolid) durante las últimas semanas muestran un drástico descenso en la densidad de roedores producido por las constantes lluvias. Este dato contrasta con la información aportada por dicho Comité, que niega que la lluvia haya diezmado las poblaciones de topillo.

Por otra parte, y en claro incumplimiento de la normativa vigente (RD 409/2008) el Comité no hace ninguna referencia a la necesidad de adoptar otras medidas que serían muchos más eficaces. En muchos casos, como se ha podido observar en Palencia Centro y Sur, las parcelas más afectadas son las que han llevado a cabo una mala práctica agrícola, que consiste en transformar cultivos de alfalfa de más de cinco años en cultivos de cereal mediante la siembra directa. Al no utilizar el arado en profundidad tradicional, esos cultivos se conviertan en focos de topillos ya que no se interviene sobre las colonias de dichos roedores. La Consejería de Agricultura no ha hecho nada para evitar esta mala práctica ni ha intervenido sobre aquellas explotaciones agrícolas donde la densidad de topillos es más alta, ordenando el volteo inmediato para evitar afecciones a cultivos colindantes. Por el contrario, la Consejería sigue dispuesta a repartir un producto altamente tóxico, haciendo creer falsamente a los agricultores que esa es la solución adecuada para frenar a los topillos.

Por último las organizaciones reiteran que se pretende permitir el uso de un producto, la bromadiolona, altamente tóxico y nocivo para la biodiversidad sin contar además con el aval de gran parte de la Comunidad Científca. Las organizaciones recuerdan que en Alemania la bromadiolona está totalmente prohibida por su grave peligro ambiental y sanitario, mientras que en Francia se desaconseja su uso cuando se supera un umbral de densidad de roedores, debido al grave riesgo de producir intoxicaciones secundarias por parte de depredadores y carroñeros.

Las ONG conservacionistas reclamarán los datos en los que la Junta de Castilla y León está basando sus decisiones y advierten de que recurrirán a la justicia en caso de no estar correctamente justificadas.

No hay comentarios: