martes, 3 de octubre de 2017

CAZADO UN LOBEZNO DE CUATRO MESES




La Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL) y la Asociación para la Conservación y Estudio para la Naturaleza de Valladolid (ACENVA), denuncian la muerte de un cachorro de lobo ibérico.




Tras la apertura en septiembre del periodo hábil para la caza de la especie, los primeros lobos comienzan a morir por disparos de cazadores. Un ejemplo vergonzoso es el acontecido el pasado sábado 30 de septiembre dentro de la comarca vallisoletana de Tierra de Campos, donde un lobezno de apenas cuatro meses fue abatido en una cacería autorizada por la Junta de Castilla y León.  Durante 2016 en la provincia de Valladolid no fue necesario abonar ninguna cantidad por daños originados por  ataques de lobos, pero aun así se sigue autorizando su caza en este territorio, donde la población de la especie lleva años disminuyendo de forma generalizada. Obviamente este pobre cachorro no pudo ser responsable de ningún tipo de daño al ganado, ya que aún era dependiente totalmente de los adultos para poder alimentarse. Sin embargo ni esta circunstancia ni la propia de ser una pequeña cría, importó al cazador para disparar sobre el animal, seguramente asustado y desorientado por la algarabía de perros y tiros.


No hay comentarios: